lunes, 5 de mayo de 2008

Mi cumpleaños número 27 ¡uts!


Cuenta mi madre que llegué a este mundo un seis de mayo de 1981 a las 3 de la tarde. Grité tan fuerte que me hice famosa en el hospital por mis pulmones tan bien dotados de fuerza y por arañarme la cara y dejarmela sangrada. Eso no lo recuerdo...

Hace 27 años nací, no sé si estaba lluvioso o si estaba soleado. No recuerdo si mi madre estaba cansada, si dormía o si solamente me miraba. Lo que recuerdo es que cuando cumpli 3 años veía yo a mi madre trabajar, la veía mirarme, la veía preocuparse por mi y por mis hermanos. No entraré en detalles, no me gusta recordar ese pasado tenebroso. Más bien me gusta recordar lo bueno, lo maravilloso de la vida, los momentos felices al lado de mis hermanas y de mi mamá. Pocas veces me sentí feliz en mi cumpleaños, pues, como muchos otros niños, casi nunca tenía pastel y velitas para apagar...Ah! perdón, que no iba a recordar viejos tiempos tan tristes.

Bueno, pues hoy que cumplo 27 años recibí la primera felicitación de una persona sumamente importante en mi vida, es un hombre maravilloso que me ha hecho entender muchas cosas, que me comprende, me entiende, me apoya, me ilustra y lo principal: me ama. Se llama Jorge Valdés, para mí es el hombre más maravilloso. Es mi pareja, es mi amante, es mi novio, mi confidente, mi esposo, pero sobre todo mi mejor amigo. Con él no hay máscaras porque no hay necesidad de ellas, me hace sentir a gusto, se preocupa por lo que quiero y necesito, me hace feliz con tan sólo mirarlo. Lo amo.

Ahora, debo confesar que ya no me gusta cumplir años, lo confieso, pero siempre que se acerca el día de mi cumpleaños, me siento inquieta, contenta y quisiera que todos los supieran porque "es mi día"... Cuando llega el día y abro los ojos al levantarme, lo primero que pienso es: "¡Wow! Un año más sobre las espaldas... ¿Me pesará, podré levantarme? ¿qué me espera? ¿llegaré a otro año? ¿qué tanto he cambiado y cuánto me falta por cambiar?

Cumplir un año más es tan sólo tiempo agotado, quizás mañana ya no estemos acá y tenemos que agotar ese tiempo que nos queda y vivirlo al máximo, quisiera que todos entendieran eso, que lo material es simplemente un estado de inconciencia de los humanos, nos hace sentir bien pero, cuando muramos, ¿nos llevaremos esas cosas a la tumba? Hay que aprender a disfrutar lo más sencillo, lo original, lo que nos regala la vida.

Mientras más años cumplimos significa que hemos logrado sobrevivir a esta vida y que somos afortunados de estar en ella, mientras más años cumplamos tenemos que darnos cuenta de que somos bendecidos y aprovecharlo al 100%.

Pero ya no los aburro con esta letania, solo quería pasar a mi blog y decir que es mi cumpleaños y autofelicitarme: Muchas felicidades Alejandra!!

Cada día, cada año es una bendición.
Cada luz de día recibida.
Cada enseñanza de vida.
Cada experiencia llevada por la vida
es una bendición.
Cada amor entregado y recibido
es una bendición.
Cada error cometido y tropiezo en el camino
da oportunidad por cada día conseguido
el reparo y la esperanza de seguir.
Con eso deseo que cumpla
muchos años más
llena de gente que quiero y me quiere.

1 comentario:

Marioman dijo...

Sísierto verdá? que te debo un coche!